Acabo de conocer a la familia Ingalls
Y me aterró su normalidad.
Sonrisas constantes sin pestañeos
O rayos de penumbra en sus ojos,
Rozan lo sádico.
Me acerqué a la oveja negra para aplacar
Que si me rasco me busco hasta el hueso
Relamiendo todo lo licencioso.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS