*
Las víctimas son envidiadas
Porque enseñan demasiadas cosas,
Las enseñan sin saberlo.
No reconocen su propio destello
Y es la alarma de sus depredadores,
Que los nutren sin notarlo.
*
Las víctimas
Son incapaces de no evocar
El placer que sienten y comparten.
Son incapaces de no hacer
Publica su felicidad.
Y se parten
Con tal de que otros
Sean felices
Y de sus partes se armen.
*
Por lo tanto
La potencia vital de las victimas
Es lo que las convierte en presas.
*
Ellas necesitan dar
Y los perversos narcisistas
Necesitan tomar,
No se puede imaginar
Un encuentro más ideal.
Las víctimas tienen tendencia
A culpabilizarse
Y los perversos rechazan
Cualquier culpabilidad.
No se puede imaginar
Un cruce más mortal.
*
Los victimarios empoderan su ego
Al debilitar a un prójimo, a un ajeno.
Para las víctimas el ego es un juego
Del que no participan
Y elevan sus almas,
Las fichas del tablero
Para los egocéntricos son
Esas las reliquias
Como trofeos de cacerías.
*

Las víctimas son envidiadas
Por su incorruptible bondad
Y la maldad sin ellas no existiría
Pues un depredador sin presas
¿Cuanto duraría?
*
Las víctimas no juegan
Con fichas pero saben descubrirlas
Fácilmente a quienes tienen
Planes turbios en la mente
Y su sonrisa dentada de balas.
*
Las víctimas saben
Que cuanto más saben
Más las liquidan
Porque el mal no puede
Deambular sin simular
Portando una sola cara
En la vida,
En las vías de los trenes
En los que arriban y derriban.
*
Y los victimarios
Realizan ataques que no soportarían
Que en sus pieles se desaten,
Lo que en otros causan crueles.
Y las víctimas de tantos embistes
Cual efecto mártir se inmunizan
Se vuelven invencibles.
Y son ultrajadas y envidiadas
Por la fortaleza que el mal
Ni con toda su fiereza porta,
Porque nada soporta.
*
Y los perversos que fulminan
Nunca cuentan
Con las resurrecciones,
Los focos que apagaron
Ahora se iluminan.
*
Estarán los lobos sorprendidos
Y abatidos por las liebres
Ya libres en las praderas.
*
Que serán agraviadas, ultrajadas
Y envidiadas pero nunca erradicadas,
Porque sin las liebres
Los lobos no existirían.
Sin víctimas que hambriento
El mal estaría.
*
Aunque la psicología social
En psicópata intento dictamine
Que las victimas
No se aflijan
Por el mal que reciben,
Y los victimarios
No se culpen
Por el mal que infligen.
*
Cambiarán los sitios
Pasarán los siglos
Y fortaleza y bondad
Seguirán siendo para la maldad
Términos desconocidos…
*
Los victimarios las codician
Porque tienen
Todo el brillo
Que sus opacos huecos
Necesitan
Y escasean de todo
Lo que a sus negros hoyos
Los rellena.
*
En el fondo
La oscuridad ruge enamorada,
Persigue y sueña
Alcanzar la luna llena…
*
Las víctimas saben
Exactamente
Que es lo que se les quiere
Hurtar,
Y es lo que nunca
Se habrá de extraviar
Ni trocar.
Aunque el empeño de la beldad
Por siempre lo vuelva a intentar.
*
La verdad de las víctimas
Es su escudo
Y el tesoro que desea lo oscuro,
Imposible de robar.
*

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS