Flores de la insulina,
que florecen en las manos,
con el colorido del corazón.
que se abren al amor.

profundo del corazón,
que nos hace emocionar.
como los gladiolos rojos
que florecen sin cesar.