A veces me convierto en lo que no quiero encontrar.
A veces el humor sardónico se cruza con la rabia
En un solo cuerpo, el mío.
Un cuerpo pálido delgado y con hipotermia natural,
Chocando contra cuerpos voluptuosos.
A veces mis intenciones se oscurecen azabache.
Se oscurecen como el cielo noctem 4 AM.
Mis palabras como dagas atraviesan
A las gentes del azar, aunque…
No los lastimarían si no fueran verdades.
Si mis labios no revelaran algo oculto en ellos.
Ya que las mentiras confunden,
Los inventos crean dudas,
Pero solo la verdad hiere.
Palabras seguidas de mi mano alzada,
Colérica, iracunda, y visceral.
Estas manos, como programadas,
Van hacia las zonas más sensibles y mortales.
Aun así, me observo, tras la guerrilla callejera,
Y no veo en mí ninguna marca.
(Las marcas de batalla, las cicatrices del recuerdo)
Mas los cuerpos, los voluptuosos,
Huyen lastimosos, me huyen.
Ahí es cuando recuerdo,
Que soy inmune a estos males terrenales;
Porque a veces el peligro soy yo.
Y me vuelvo, en lo que no queres encontrar.
Defenderse nunca es atacar
E inmolarse es permitir que nos logren fustigar.
Solo le temo a mi poder, que de cederlo
Del precipicio me hará caer.
Sé que no puedo morir sin hacer eso
Ni moriré haciéndolo,
Porque mi sentir de granadas
Contra todos explotó.
Porque de vez en cuando
El albur iracundo soy yo
Y toda torre de Babel
Erguida por mendaz pincel
Demolida quedó.
La belleza de la verdad
Representa para los falaces
Una Beldad. Bélica maldad.
De nacida el peligro soy yo para
Los bufones de lo puro
Y los temerosos de lo oscuro
Porque no vivirán si no dañan
Y no lo afrontarán si lo logran.
Estoy inmunizada frente a las
Criaturas del seno mas bajas
Esencias famélicas buscando
Recipientes para absorber
Llanto y encanto, en vez
De la fuente beber
Y no saciarse con despojos
Le van quitando el brillo a los ojos
A la par que envidiosos colmillos
Van succionando su placer
El alimento robando
Su vitalidad estafando
La troca cumpliendo
Así es como una pulga
En contextura va creciendo.
Los veo tan frustraneos
Desde lo externo hasta lo intraneo
Ni con una bomba nuclear
Me terminarán exterminando.
A veces me transformo
En lo que siempre habré de encontrar
Una fuerza interna que me hará
Revivir, ascender y nivelar.

2017

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

0