Mujer, te encontré sin querer,
llegué a pensar que
mi arduo trabajo era en vano,
porque por más que desbastase
piedras en las minas
del amor nunca lo encontraba,
porque recorriendo
los mares de las pasiones
en busca del candor
de una mujer nunca lo encontré, un día me cansé y me desespere
e incluso jure dejar
la expedición que me exigía
mi corazón y un día sin querer
te encontré
o más bien me encontraste sin saberte merecer.