La tierra prometida

Atravesando líneas muertas,
los surcos que dejan las olas
cuando el viento las mece.

El horizonte se desvela,
tras la niebla se quedó a solas,
junto al océano y los peces.

Mendigando un futuro
el mundo no es un pañuelo
donde llorar sino un nudo
que aprieta las esperanzas
y exprime los anhelos.

Nadie regala nada
todo cuesta sangre , sudor,
y mil lagrimas derramadas,
sus pies soñando tierra firme
ella sola, triste, descalza.

El anhelado edén
vaticinado por el mesías,
es un muro infranqueable
un dios intratable,
hostil , letal, genocida.

Hogar, pasado , familia
todo lo engullió el mar
durante la travesía.

Islas de blancas arenas
tan lejos de las pistolas,
de verdugos y jueces.

Huyendo de la guerra
se embarcó sin demora
frente al temporal inclemente.

4+

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas