Eres la pieza de arte perfecta, jamás creada.

Eres aquella pieza de música tan espléndidamente compuesta,
con tus silencios y atenuaciones,
con tus figuras y alteraciones,
tan hermosa y delicada cual Prelude más tierno de Chopin,
y a la vez tan intensa, como el Caprice mas enérgico y digno de Paganini.

Tan majestuosa me es tu presencia,
que se me da morir por tocar tu alma cual Cello más hermoso nunca construido,
recorrer cada parte de tu cuerpo con un glissando,
y llegar directo a tu corazón con un spiccato combinado con vibrato.

Atenuar las notas de tu más grande sinfonía,
ayudarte a entonar los crescendo de tus mejores días,
y apoyarte durante los diminuendo de las épocas más frías,
ya sea que vayamos pianissimo, mezzoforte, o fortissimo.

Al compás que tu alma lo necesite,
ya sea un 4/4 cual Suite 1 al Cello de Bach,
a un delicado y romántico 2/4 como Habanera de Bizet,
un 6/8 más alegre y atenuado, cual Campanella de Liszt,
o a un 3/4 tan intenso como un Presto al Verano de Vivaldi.

Y seas el estilo que seas,
ya seas una sonata romántica,
una obra barroca,
una opera clásica

Eres la pieza de arte perfecta, jamás creada…

Y yo, soy el público boquiabierto,
maravillado y estupefacto,
ante la majestuosidad de semejante obra de arte…

Que por título, lleva tu nombre.

Schindler’s List Theme, arranged for Cello.