El mar piensa que tiene el control
tan manso, tan ligero, tan sublime,
tan temeroso, tan agitado,
tan azul.

Tan despierto, tan profundo,
tan oscuro lo admiran las arenas en el fondo
tan claro lo observa el día,
y tan turbio lo observa la noche.

El mar piensa que tiene el control
las olas confinan su alma.
El mar piensa que tiene, tendrá y tuvo el control
cuando realmente es, fue y será la paradoja de su entropía.

0