A tus ojos fui
Lo que necesitaste que fuera
Para que no se te caiga la quimera
Una loca
Que argumentaba como tal.
(Malinterpretarme hasta que
Los supuestos tergiversados
Concuerden con tus delirios)
Mas nunca se cotejan
Tus dichos con los hechos,
Y ten en cuenta
Que a las imaginaciones
No se le pueden sacar fotos
Si careciera de certezas
Nada se mostraría.
Y puedo entender, y se mirar,
La razón nunca te llega a tocar.
Yacería una locura en vos,
Al admitir que lo que yo digo
Y ni siquiera digo,
Lo que muestro es verdad
Y no te incluye
El sanguíneo pasado nuestro.
A tus oídos fui
El arrullo distorsionado
Necesario para proseguir
Con tu chamuyo deformado.
No somos compatibles,
Yo no vivo en la necedad…
Quiero ver tu rostro
Anonadado en estrados
Cuando te ametralle la realidad
Y no te queden más
Que parvas de perdones
Que jamás laven
Los siniestros errores
Y ni siquiera son errores,
Si premeditas con intenciones
Y acciones fraudulentas.
Y te escondes
En el bunker de las negaciones,
Para socavar víctimas
Para anillarte con la mentira
De romances necios con ceguera.
A tus ojos fui lo que necesitaste
Que fuera,
A los míos sos
Todo lo que ocultas que sos;
Muñeca de trapo
Para jugar un rato,
Otra de la colección,
Marioneta vacilante
En el show de la repetida
Coartada manchada,
Como un sicario
Que le pagan con cariño
Ensayado y enyesado,
Un títere
Atropellando las razones
Para no cortar los hilos
De los crímenes de sus autores.
Mis ojos son lentes
Que nunca mienten,
Ten en cuenta
Que a las imaginaciones
No se las fotografía,
Una locura en vos yacería
Al ver completa la galería
De nuestra incompatibilidad
Pues yo no vivo en necedad.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADA EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS