LA MATINAL ACELERACIÓN DEL ESPEJO

Como espejismo de percusión
la imaginación hiberna
su hora exacta

engranaje de salpicaduras silentes
roen la rama ingrávida
el mismo tono igual afrenta

dicha antigua
gira la runa del dado celeste
que cae sin amo ni costumbre

póstumo aroma de la distancia
entre el sol afinado de la hierba
o la breve desobediencia del deseo

la eternidad no es tan versátil
como habitar dunas
sonrisa sedienta
del regreso al instante
invasión angelical del tacto derruido
o la inexistencia del futuro

0

Related Articles

Pasado

Esta tarde como de costumbre; pienso en ti. Recuerdo aquellos momentos en los cuales odiábamos la distancia. Sonrío, cómo si la felicidad dependiera de esos…

Responses

Ir a la barra de herramientas