Las velas del amor,
que dos veces,
se encienden,
en un mismo lugar.
Vuelven a florecer,
de nuevo,
en ese lugar.
Como las cucardas rojas,
que aparecen en el camino,
con las velas bien encendidas,
del amor profundo,
del corazón.

0