La Luna de Quinni

A Quinni, cuarta parte

La luna cría ovogenia.
Óvulos oosferas que silencian cigotos.
Y su cápsula adiposa
Prerrenal y retrorrenal
La hoja intersuprarrerorenal
Es la capa muscular
Como los orificios pancreáticos
La luna fija su ligamento suspensorio del ovario
Y el endometrio hacía el lumboovarico
Origina trompas de falopio en su glucogenesis y pillos renales en la vía extensora del itsmo y la ampolla.
La luna, cuece un almidón
Sus glándulas de Glowper
Y su envoltura fibroelastica
Hasta su prepucio y el dartos
Como la luna, la corpora cavernosa
Y el pelambre turquesa y las ampollas vegetales, y los vástagos liliputienses que sudan esferas en los cuarzos de las vesículas seminales.
La luna, agrandece al polluelo y arma una arandela hacia los puntos neutros de las cábalas dulces donde Juan con sus libros, y Emela, en la luna, dibuja una inervación cutánea con su pincel azul cobalto hasta que el éter siga fecundando oriones y estrellas gigantes en las tazas de neones por ángulos de metallas blancas por vestidos de vírgen sacra, desmayada sobre el camastro de oro, Quinni, descansa…

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas