La leyenda de la rosa

La leyenda así decía
que las rosas eran rojas
porque de tantas lágrimas caídas
ellas quedaron teñidas.
Y para evitar quedarse marchitas
desarrollaron espinas.
Hasta que un día
llegaron sus caricias
que engañaron a la rosa
y dejo de afilar sus espinas.
Fue entonces arrancada
simplemente utilizada
para extraerla y robarla
ese perfume que su esencia creaba.
Muerta en vida
cada pétalo suyo se desprendía
finálmente término marchita.
Pero no os aflijais que ahí su historia
no acabaría
aunque su final parecía
aún no estaba vencida.
Su raíz firme permanecía
una nueva rosa brotaria
pero nunca más volvería a a ser la misma.

1+

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas