Esas palabras nunca tuvieron
Que llegar a mis oídos,
Ese pensamiento
Tuvo que haber sido desdeñado
Y no desarrollado,
Como ese acontecimiento,
Jamás tuvo que haberme atravesado
Como la lanza que decora mi cuello degollado.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS