Nunca me había sentido tan segura,
Nada de censura
Llevo una vida sin esa maldita atadura
¡Por favor madura!
Me dijo la amargura
-esta vida es solo una tortura,
no hay nada de dulzura
Eso que ni te lo venga a decir el cura,
Yo siento que me trago una agrura
Y le respondí
-solo agrégale ternura
No dejes que tu vista se nuble por la negrura,
Busca la luz en las alturas
Y verás el cambio en tu comisura
El cambio de esa sonrisa que perdura
Por fin comprenderás lo hermoso que es la vida pura.