Dicen que las conversaciones superficiales
Alegran más,
Mientras que el conocimiento es la causa
De todas las desgracias.
Otros opinan que la felicidad
Radica en saber más,
Por eso el ignorante vive contento,
Y el pensador profundo y sumergido
Entre elocuentes argumentos.
Y para mí, todos se equivocan
Desde la base.
El contento es una sensación
Pasajera,
Y la felicidad es un sentimiento
Duradero y por eso nos llena.
Es inherente al conocimiento
Reconocer y reconocerse,
Para hallarle fundamento
A nuestro palpitar.
La profundidad de un cofre
Del tesoro,
Del misterio de los cercanos ojos,
Es el fondo lo que nos completa.
Sin eso solo habitaríamos en facetas
Fugaces,
Y amaríamos los envases
Sin ver sus reveces.
A veces, mi estado risueño
Depende de un estímulo externo,
Pero la risa multiplicada
Resonando en mi todo el tiempo,
Sé que es felicidad imperecedera.
No depende del afuera,
No la imprecan
Sus injurias y quimeras,
Y yace muy adentro
Sellada.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS