La exaltadá.

Diamante engastado de muchas caras son tus caras; de muchas sonrisas, es el sonido de la brisa; que nace de prisa, de tu sonrisa, rostros hermosos te coronan, y tú Amado es tu corona, que puso su hijo; para que viera a la mujer que hizo, a imagen del paraíso, pensando en sus hijos; para darles el hermoso suspiro que hizo.
Mujer hermosa eres; como caballo de hermoso parecer, hermosos muslos negros; brillante es tu pelo, coqueta, y hermosa; cuya fragancia es la elegancia, que acaricia mi alma gemela, y el alma que anhela aquella noche con ella; para darle la estrella que desea ella. Sentir su piel es mi anhelo, y de mi joven compañero, tocar sus curvas quizás el error que desató está hermosa flor; por sentir el olor que nos hipnotizó dando su amor al que ella Amo con gran pasión en su corazón.

Related Articles

Responses