La escuelita

Una niña crecha tumbada en un descansillo
lambe las patitas de leona que aún conserva
y descubre dos pies desnudos.
Llama a la puerta con los ojos cerrados
y encuentra un lugar cara adentro
sin límites ni dolor en las profundidades.
Una luz sale de debajo de la puerta
y refleja en sus remolinos.
En la bienvenida al espacio seguro
que simples y naturales parecen
las claridades.

Related Articles

Responses