Soy una diosa odiosa
En la Odisea
La que tanto deseas
Que te devore
Con su boca ya devorada.
Nunca me confundo
Menos cuando digo
Que con vos me fundo.
Hasta que te fundas
En tus fundas de almohada
Que jamás serán mi morada.
Yo pertenezco a la alborada
Que no puede ser atrapada
Ni de amor talada.
No podrás hallarme enamorada
Porque me enamoré
Del amor mismo
Y del más alto risco
Me lancé a la Odisea,
Desde la cima
Donde la exaltación culmina.
No odies a la diosa
Porque no desea devorarte
El alma ya devorada,
Fundida y confundida
En las húmedas fundas
De tu almohada enamorada.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS