Dales el opuesto
A lo que piden
Y les darás exacto
Lo que quieren.
Tócales el sexo
Y los tendrás una noche,
Acaríciales el ego
Y los tendrás un tiempo,
Azótales el alma
Y los tendrás toda la vida.
Y ya no tendrás que tocarlos
Para tenerlos,
Traspasada la muerte de Eros
Y los ciclos de los Evos
Cuando las sirenas
Arquetipeaban aves
La cantora más deseada
Me fue otorgada y en sus
Apolíneos espíritus
Hice nido y puse huevos.
Hasta en sueños lo rogaban
Con llanto diamantino
Y les di lo que
En su inverso anhelaban
De mi seno apuesto
De lo perfecto un extracto.
Y solo tendré
Que excitar al éter
Para saber que los tendré
En las enredaderas amadas
Bajo mis plumas tornasoladas
Los sostendré,
Si las satisfacciones
Son los premios de las aflicciones
Gano las apuestas.
Si tus besos son la copa
De elixir que en la mía se desboca
Nunca caeré en derrota.
Si el amor es el trofeo
Dádivas de eternas pasiones
Sobre mantos de dolores
Doy por vencida la conquista.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS