En un viejo y olvidado cementerio de Oriente;
medio enterrada, se muestra una calavera,
parece de cristal cuando el sol la blanquea con sus rayos.
Su expresión podría ser triste o trágica,
pero, en realidad, sonríe cuando de nuevo contempla
las inquietudes de sus vivos semejantes.