*
Lo que haces
El karma lo devuelve
Por tres.
*
Lo que desees
Para mi
Lo deseo para ti.
*
Lo que me hagas a mí
Morirá en tí.
*
Y si tu odio
Hacia mi
No muere
Seras tu
El que mueras
Primero.
*
Porque en el templo
De lo cierto y lo justo
Para que lo tuyo
Venganza se considere
De mi parte tuvo que haber
Anteriormente algún malvado acto.
Y lo tuyo tan solo es
Tortura sobre tortura.
Una mezcla entre
Maldad y delirio.
Sin ninguna estructura
Justificativa para tu locura.
*
Pero la divina retribución
Se encargará de tu contradicción
Y la constante malintención
Desde el primer nefasto instante.
*
Te dará la primer lección:
A los milagros no hay
Que sabotearlos.
Sin penar las consecuencias
Por acallar las evidencias.
*
Y el universo
No concibe un sincero perdón
Sin una cuota triplicada
Desgarradora de dolor.
*
Para que sientas
Un genuino arrepentimiento.
No hay redención sin escarmiento,
Es necesaria la compunción.
*
El cosmos es el orden
De la acción y pensamiento.
En sus compensaciones causales
Va tejiendo un infortunio.
Para quien a sus leyes no se atiene
Y rompe lo que él repara,
Quien en el mundo se mueve
Sin escrutinio.
*
Y así como en un juicio
Abandonar una persona
O intencionar su muerte
Es un acto de homicidio.
Con intentarlo, para un juez
Y para el universo, otra vez,
Vale lo mismo.
Un falso testimonio
Se paga con amonio.
Y la complicidad con
La sangre de un demonio.
Y ahora o en tu hora difunta
Seras juzgado y castigado
Por triplicado.
*
Y te decreto
Que hasta el final,
Hasta que tu espinoso
Camino este completo;
El verde sea de pus
La carne como masa dolosa
Te esté eternamente
Sangrante y retorcida.
Que rebroten las tiñas
Hasta en zonas no conocidas
Que la respiración te detenga.
Que tu rostro demuestre
El interior pestilente.
Que lo que niegas
A la luz siempre salga
Y te señale.
Y que te mueras
Un poco todos los días
De padecimientos extraños
Y profundos rechazos.
Y de los actos
Los mas crueles
Los mas siniestros
Te encuentren y te fulminen.
*
Tal como hiciste
Porque hasta al karma
Ultrajaste.
Y rompiste lo que el reparaba
Y mataste a un ángel con una espora
Y el inconsciente colectivo
Te lo devuelve por tres ahora.
*
Por mas que siempre corras
Imposible es cuando la tierra
Sepulcral es la que te implora.
*
Y te arrancan los cardos
Para que dejes de pinchar.
Y te sotierran muy profundo
Para que pares de matar.
Y seras juzgado y castigado
Por triplicado.
Ahora y en tu hora final.
*
Y tu vida eterna
Corrompida estará
Porque las manchas
De tu paso por la vida
Nada las puede adulterar.
*
Y tu descanso perpetuo
Insomnio sera
Tu único recuerdo
Rebobinándose imparable
Tus crímenes serán.
*
Y de todos los males
Que causes una y otra vez
Te quemarán por triplicado.
*
Y verde pus
Rojo sangre
Rosa venéreo
Amarillo delirio
Negro parca,
Son los colores
Con los que te pinta el karma
Ahora y después de tu hora final.
*
No intentes limpiar
Lo que no se puede cambiar.
No intentes escapar
Que refugio no habrá.
Y antes que pronunciar
Un subterfugio más
Muerdete la lengua
Y ahogate en tu mal.
Por triplicado.
*

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS