El engaño aparentado, viene en dosis de veneno,

Combinado de ternura, la amargura y cementerio.

La dulzura aparecida, el desdén muy ocultado,

Llega y miente, llora y gime, que fachada tan solemne.

La mentira e hipocresía, justificas 100 a 20

Yo lo juro, yo no miento, yo no hice, ¡qué inocente!

Justificas lo mal hecho, eres juez del universo;

Engrandeces tus acciones, nadie para ti es correcto.

Cuando otorgas beneficios y haces algo por la gente,

Como salen a la luz esos míseros momentos.

Atrapado en una cueva sin salida y desalmado,

Reconoces lo evidente, la evidencia ya es un hecho.

La humildad huyó de prisa, la arrogancia reina oculta,

La destreza está que asusta, nunca culpa yo la tengo;

Hasta cuando sentimientos, esas lágrimas de invierno,

Hasta nunca doy por hecho, justificas la mentira,

Fabricando elementos.