Detesto los poemas,
En especial los míos:
Siempre autobiográficos,
No nací con el don de lo ficticio
Ni la histrionica metáfora,
Son directos, sinceros
Son siniestros.
Es darle voz a los ojos,
Que observaron
Ceses funestos
Y transitaron
Todos los infiernos.
No pretendas conocerme
Según mis poesías
No son partes mías
Ni mis sueños
Ni mis intrigas
Ni mis intimas
Respuestas
Ni mis positivas
Proezas
No pertenecen
A mi llama primera
No son la esencia
Desnuda.
Apenas descripción
De algunas barracudas
Que mucho muerden
Y poco saben.
Solo experiencias traducidas
Que funcionan
Como un chaleco antibalas,
Al escribirlas de mi las saco
De mi rebotan diluidas.
Para saberme completa
Hay que sacarme
El chaleco literario
Y percibir
Que uno no es dueño
Del calvario…
El que recibe nunca
Es propietario
Del terrible regalo
Que le enviaron.
Una es la caricia alzada
La risueña inspiración
la intención samaritana
La ayuda desinteresada
La filantropia
De callada
La virtud acrisolada
La invención galáctica
La inconstancia duradera
La esposa matriarcal
La adultera lealtad.
La intrinseca enredadera
Que tanto teje
Por el bien ajeno
Sin recibir un gajo
De tal sublime gesto.
Ese es mi mayor anhelo
Cuando conecto con el resto
Y se cumple natural
Casi casual,
Los más sagaces
Llegan a notar
La unión
De mi llegada a sus vidas
Y su triunfo incipiente.
El secreto del beso
Que lava los karmas.
El efecto del afecto
Que al sacar el saco
Del asco inducido
Al quitar el escudo
Espinoso con el que
Me cubro
Solo así podrán
Conocerme.
Y conocer
La mejor versión
De si mismos.
Ese es mi dote
Abrirte las visceras
Entre sonrisas
Empaticas y reciprocas
Introducirte las semillas
Y que en ti broten:
Primaverales flores
Inmarchitables dones
Extravagantes pasiones
Exentas de aflicciones.
Quiero rubor y linfa
Deseo carne y estrella
Como una ninfa
Que te esnifa
Y te esculpe
Renacentista
Para que tu mejor obra
En la vida yasca lista.
Eso añoro cuando te miro
Seas un extraño, un amigo
Un amor con podio
Un ex que aun vibra odio
O incluso un enemigo
Que me desprestigie
Por erróneos motivos.
Me muevo de modo perfecto
En el mundo, con congruencia
Con lo que pienso y siento
Y digo y hago
Midiendo el peso
De mis actos
Sobre tu pecho agotado.
Y asumiendo
Que tus sentires
Por mi causados
Serán espejos
Que me reflejen a futuro.
Por eso me muevo sin apuro
Con la inmensa paz
Y la ausencia de arrepentimiento
Por haber obrado en lo correcto.
Y saber que pulir tu sonrisa
Es el mayor contento
Y el único intento
Que trama mi intelecto
Tras las crápulas
Del misterio
Y la tortura inmerecida
Queda firme
El alma conmovida
Que moriría en el empeño
De mostrarte el camino
De ofrendarte el cariño
Que lo mundano
No puede donarte.
El mayor de los artes
Consiste en fragmentarse
En romperse en pedazos
Y regalar los retazos
Para que todos estén completos…
Y si solo leyeras mis poemas
Y no supieras descifrar
Que hay detrás de las tragedias
El tesoro por desenterrar
En el fondo de mis oclayos
Que se tienta por revelar
Si los escritos me describieran
No me podrías conocer
No me podrías elegir
No me podrías amar.
Si juzgas por la portada
Y en tu vida no le das morada
A esta algema enamorada
Que tan solo suplica
Que encuentres la chispa
En ti mismo la joya
La piedra filosofal.
Así seras tu propio guía
Tu propio doctor
Tu propio chaman
Tu dueño entero
Y un tercio me compartirás.
Sin antifaces yo te acepto
Y en un sexo te renuevo
Para que encuentres tu poder.
Tu tierna lujuria
Tu defecto que te hace único
Y tu único destino por cumplir.
Si me dejas asistir
A la revolución de tu existir
Podre cumplir el mio.
Como esponja succionandote
Lo agrio y todo agravio.
Sera posible si te animas
Al desafío de destaparme
A descubrirme
A arrancarme los poemas
A extirparme los dilemas
A paralizar los insidios,
Si puedes encontrarle
A la maldición un beneficio.
Cuando reveles que esa es la gracia
Y esa es la respuesta,
Solo desvistiendo
A otra persona
Es que logras conocer
Que yace bajo tu piel
Y el premio sera tuyo.
Yo ya lo intuyo,
Seras amo de lo indomable
Cuando abraces lo aborrecible
Y ames lo inquerible.
Como la flora al final
Agradece la lluvia
Que la inundo y la nutrio
Para poder ver
La belleza de su obra completa
De toda su extensión.
Cuando ignores ser protagonista
Cuando no sigas el guion
Cuando sirvas tu esencia
En una bandeja
Esperando lo mejor
Y dispuesto a lo peor …
Solo así conocerás
Lo genuino del amor.
Y si no te perdieras
En mis letras
En las tretas que me aterran
Verias lo diáfano de mi corazón
Y la inocente intención
De destruirme para repararte,
Para que te ames
Y embellezcas lo que toques
Lo que veas con tintes de vileza.
Asi te espera la invisible grandeza
de darte cuenta que la realeza
es tener equilibrada
La naturaleza.
Y brindarse piadoso
Y no ser rencoroso
Y guardar tesoros
Y regalar la llave
Al que se atreva
A destruir su ego
Para salvar un alma.
Y aunque no te lo agradezca
Y una vez finalizada
La obra no puedas apreciarla,
Tendras la certeza
De tener la entereza
La fibra limpia
La psique clara.
Y aunque parezcas trozos
Despojados…
Solo asi estaras completo
Solo asi seras visto
Y elegido
Y amado
Y encaminado a tu destino.
No habrá tormento
Solo el contento
De transitar
En la linea de lo correcto
Y tener la balanza de tu lado.
Y seras ligero
Y estarás libertado
De la condena
De las caretas
Las falacias
Los simulacros
Los intereses complotados
Los egos inflamados
Y del designio
Para todos ya trazado
Seras amo
Y solo así seras amado.
Y entenderás que
Cuando desaparezco
Es para encontrarte.
Cuando te hiero
Es para entrenarte,
Toda joya es herida
Al ser pulida
Solo así es expuesta
Su excelencia.
Y solo los ladinos
Podrán percibir
Cuanto de bien
Hace hacer el bien,
No porque te vaya a volver
Mas bien te transforma
En bondadoso
Sabiendo que brindar
Un socorro
Es dejar de correr.
Aunque sea hacia
Una amante
O el mas cruel contrincante.
Besar el resentimiento
Es el sello mas bello
Tras el velo poético
Derretir el ártico
En un orgasmo
Simbiotico.
Si logras
Quitarme lo catártico
Paralizar los insidios
Ensordecer con los farfullos
Y buscar el cuyo, el seno
De mi amor supremo…
Que en ti se quede
Y a mi me eleve
Y a ellos los subleve.
Que todos sepan
Que el mundo se mueve
Porque en fratelo soñado
Porque en baile erótico
Porque en acto heroico
Juntos lo impulsamos.
Y te necesito para componerme
Y es preciso que me rompa
Para armarte
Para amarte
Y soltarte
Para no generarte apego
Para que no te pienses mi dueño
Para que persigas tu sueño
Aunque sea lejano
Aunque sea sureño
Tanto te amo que no te retengo
Ni te hago soldado
De las luchas diarias
Transmutadas palabras
Aqui volcadas
Y de mi extirpadas.
Para ti lo mejor
Para ti lo positivo
Para ti el brillo explosivo
De mil estrellas sinceras
Que se mueren por iluminarte.
El arte de enamorarte
Del amor mismo
Para encontrarlo
En todas las caras
En todas las desgracias
En todas las piedras
Para leer entre lineas
Tras bambalinas
Que esconden estas poesias
Que nunca mienten
Pero si ocultan
El rostro armonioso
De la autora
Que no puede responderte
Lo que nunca preguntaste
Si es que con equivoco
Interés te acercaste…
Y así te volviste
Protagonista de otras letras
Que de alegría tienen alergia
Hay que ser muy perspicaz
Para notar la diferencia
Y en demasia audaz
Para desnudar a un poeta
Mirar entre las grietas
Entendiendo
Que la gruta
Hacia vos mismo
Es a través de la musa
La que solloza abismo
Y en el espíritu
Te guarda un oasis
Para que domines
Y expandas tu extasis
Sabiendo que no es
Un pasajero sentir
Y mediante la lirica
Puede ser tu forma de vivir
Si del espejismo
De la dualidad
Logras escapar
Y dejes de prejuzgar
Y creer conocer en totalidad
Al artista por sus obras
Pues somos de los pocos
Escasos
-En peligro de extinción-
Que muestran el defecto
Y ocultan la virtud.
Otros sin ficticios
Histrionicos
Otros siniestros
Autobiográficos
Catárticos
Como un mecanismo de defensa
Para la urbe, tan densa
Y como armas
Macabras palabras
Aquí plasmadas
Como una justicia poética.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS