La primera vez que te tuve en mis brazos pense que nunca te dejaria ir, pero que increible son las cosas mientas yo no queria dejarte ir, fuiste tú la que me dejo ir.