Ironía

dijiste quererme y cuando pudiste, destrozaste todo lo que habia estado sintiendo por ti. No he escrito en meses, te llevaste hasta un poco de mi inspiración, las noches se tornan confusas, llenas de odio y frustración, nostalgia y pena y sin más me pregunto que hice mal, ¿haberte ofrecido un refugio y haber escuchado cada una de tus palabras acaso estuvo mal?, haberte entregado cada segundo de mi tiempo y atención y tú, sin un ápice de vergüenza haberte alejado de aquello que se construyó durante mucho tiempo sin ninguna palabra de precaución, para haber podido prepararme para un dolor como aquel que sentí en ese entonces, me pido perdón a mi misma por las veces que creí en tus palabras llenas de mentiras. Ya ni siquiera veo mi celular esperando algún mensaje tuyo, alguna señal que demuestre que aún me quieres.
Tus disculpas nunca llegaron, quizás nunca lleguen, es más, ya ni siquiera espero algo de ti pero, aún así tengo un nudo en la garganta al escribir esto y espero que nunca vuelva a sentir algo como esto..
y sí, aquella vez que me preguntaste el por qué sentias que estaba dirigido hacia alguien que me hacia daño, eras tú.
Es irónico que siempre te haya gustado leerme y ahora que escribo algo por ti no puedas leerme, de alguna forma tu esencia pasajera me marcó de la peor forma posible

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas