informal

en el mar la voz que se había alzado
como un cuello de garza,
con su blancura feroz:

necesitas perder tus barcos,
tus marujos, tus pensamientos sucios
para llegar a Ítaca.

perder para no perderse
y no llegar a Ítaca.

ver desde otra óptica
para llegar a la ética,
para regresar a Itaca.

tienes que deshacerte del rey,
vestirse como un mendigo
no ser Nadie
para llegar a Ítaca;

bajar a los infiernos
para subir sabiendo más,
dejar Calypso, Circe
y esta madrasta mítica
para llegar a Ítaca.

para llegar a Ítaca
y acabar con la orgía,

para llegar a Ítaca
y no Itaocara, tío.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas