El día en que me pueda volver a enamorar,
voy a saborear una piñata de picantes y dulces recuerdos.

El día en que me vuelva a enamorar,
mi alma se va a abrir en dos
y va a despedir una tercera parte.

El día en que me enamore,
pasará muy lento y me quedará calcinado,
sin duda alguna, vendrá una nueva muerte súbita.

Me enamoro del presente,
un presente que lidia con un ciervo
que tiene fuerzas, pero no coraje,
las ganas se bajan obligadas
y las calles se le hacen largas.

Había tenido un amor, de quien me enamoré,
y he sido veneno en sus manos,
he caído en un bucle de tiempo que no para de repetirse.

El día en el que me enamoré lo recuerdo muy bien;
olores a pasto, otoño real, la certeza de un beso
y unas carcajadas, un rayito de sol y un cariño…
De mi vida.

El día en que me pueda volver a enamorar,
mis manos dejarán de doler,
mis piernas dejarán de caminar a una sola dirección,
y mis preguntas no buscarán más respuestas desesperadas…
Que terminan en dolor.