Es indecente el engaño, la maldad, la indiferencia.
Es indecente que después de tantos años, no tuvieras una frase de afecto para una historia compartida.
Es indecente que incluso después, siguieras negando lo evidente.
Es indecente estar contento, después de romperme.