Ser un inconsciente
Es no tener mente
(No completamente)
No ser capaz, ser inconstante,
No tener ímpetu, ser un traste,
Ni control propio, ni afecto por otro.
Ser inconsciente es torcer la brújula
Perder el eje,
Estar obsoleto y subastado,
Por la nada.
De la propia alma ser hereje
Y dejarse tejer
Por cualquier historia.
El inconsciente encaja
En todos lados,
Como mente deformada
Y sin memoria,
Buscando su molde
Aunque no le importe
La procedencia de la horma,
Ni de lo correcto las normas.
Todo le queda enorme
Al inconsciente que se dislumbra
Por cualquier orbe
Y arde siempre
Sin ser suya la lumbre,
Los inconscientes
Nunca llegan a las cumbres,
Son menos que hombres y legumbres.
Son entes de consciencia carentes,
Y por eso en un mundo tan inmundo
Van acordes sus mentes.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

0