La ciudad parece dormir
mientras mis ojos desvelan luz Intermitente.
La montaña de hierro que asoma en la derecha,
no quiere, no puede,.. cerrar los ojos y descansar.
Diminutos enjambres de niños perdidos gritan auxilio
perdidos en mares de planetas sin alma,cerca del sótano.
Al tiempo Una serpiente a lo lejos,en otro monte grita:
“No te fies de nadie, la sangre no une, sino el infierno.”
Un voz apagada ,pero cargada de experiencia contesta:
Lo sé, y aún así erraré.Gracias.
En la azotea…miles y millones de hormigas
Comen pipas sin saber por qué.
En la tercera planta,no vive nadie. Es un almacén.
Cada inquilino, puede alojar lo que quiera.
Por ejemplo,
El jovén saltamontes de la habitación 303
Guarda una colección grande de heridas y llantos.
El Gordo Gorrión en cambio…guarda un beso, una borrachera y tres sonrisas.
En la primera planta viven los acomodados , Listillos y mentirosos.
La cuarta planta está dividida en dos. A un lado, albóndigas enganchadas al fútbol, al otro, remolachas adictas al cotilleo.
En el segundo piso ya no atienden a razones, y viven de manera independiente viviendo su propia vida, cigarras, lobos, caracoles y mandriles.