Impacto

Como una pregunta puede causar tanto impacto, ¿quieres que te acompañe? – le dije, ella respondió con la mirada un Sí, bajamos juntos por esa escalera que ahora forma parte de nuestra historia, bajamos lentos, tonteando con trivialidades, como diciéndonos somos un par de tontos y locos, desesperados de estar juntos. Al final de la escalera solo nos miramos de frente y fue inevitable, nuestros cuerpos ya estaban juntos, nos abrazábamos tan fuerte que cualquiera que nos hubiera visto pensaría lo afortunados que somos y sentiría algo de envidia de nuestro momento. Ese pequeño riesgo que valió la pena por que salía del corazón, tal vez no lo diga con mi voz pero creo que ella sintió como palpitaba, en pleno desastre en el cual siempre me encuentro tu encontraste en él felicidad y aun no lo entiendo, pero tu abrazo, tu olor me dio tranquilidad, tu calidez rompió todo miedo, tan seguro me sentía en tus brazos que podía quedarme ahí por el resto de mis vidas, fue como caer en un abismo pero mientras lo hacía no tenía miedo, me sentía seguro, luego vino el deseo, deseo que recorría todo mi cuerpo acelerando mi corazón, erizando mi piel, volviéndome loco, luego me atreví a lo impensable, algo que un amigo o compañero no haría nunca, su cuello estaba tan cerca del mío y su respiración acelerada no pude evitarlo y lo bese, sentí el sabor de su piel dentro de mí, la recorrí un poco y fue emocionante y placentero ver como correspondía todo lo que yo le hacía, no tarde mucho en subirlo lentamente, disfrutando cada instante hasta estar frente a frente, rozándonos ligeramente, mi interior me gritaba bésala, quería para mí el placer de sentir su labios. Y pasó, lo rose e inmediatamente nos volvimos uno, el sabor de su boca aun no lo olvido y creo que nunca lo haré, ese momento tierno giro de una manera ardiente y desesperada, un intento de nuestros cuerpos por compartir el mismo espacio, el ímpetu del momento me orillo a besarla más, a acariciarla más, a sentirla más, nos desbordaba la pasión a pesar de ser solo un instante y eso se sintió aún más cuando ya no era yo el que guiaba, ella tomó el timón por un instante, fue hermoso, tierno, dominante y desesperado a la vez, quien diría que una pregunta causara tanto impacto, quien diría que ese día iniciaba y terminaba un ciclo, quien diría que un beso puede marcarte tanto, quien diría que un beso puede trazar varios caminos, quien diría que al final te besaría.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas