Ilusa quedó tu vida cuando confió en sus promesas, como el agua que regresa, creyendo llegar a la orilla,
Como la agradable brisa de una mañana temprana queriendo alcanzar la altura de una montaña encumbrada,
Como la ilusión de un niño, que desea ser adulto o la decepción del adulto por no poder ser un niño.
Las ilusiones perdidas no siempre son negativas, estas nos dan la experiencia y una visión perspicaz, todo eso lograra reducir la miopía de una elección mejorada y aunque queden las heridas esas se cierran mañana.

La frustración que me queda es no poder ayudarte, a recobrar tu ilusión, pero si tengo razón que es muy seguro que sea.
Tu encontraras corazón y una ilusión perdurable, pues esa ilusión es mejor que se pierda para siempre, esa ilusión no mereces, pues perdida se perdió y tu amor es tan valioso que nunca lo mereció.

Dedicada a mi hija.

0