Hoy es el dia

Hoy es el día, hoy es el día, 
oia como esa voz repetía, 
Hoy es el día, hoy es el día, 
el sol en su mañana no brillaria. 
Pero no funcionó.

 -¿Y que harás ahora?-, me decía, 
-no lo sé, sigo con vida-

Una y otra vez la voz habló, 
casi siempre la misma conversación. 

-¿Porque te debo obediencia? – pregunté, 
-soy el único que en tu odio te acepté-
-¿porque debo morir? –
-porque dañas, pecas y haces sufrir-

Hoy es el día, hoy es el día, 
ya lo sabias cuando la oportunidad cernía. 
Hoy es el día, hoy es el día, 
que triste y agónica melodía. 
Pero no temo, no. 
 
-toma ese tren sin destino- dijo la voz, 
-si no hay más caminos, seré veloz-

Una y otra vez el sonido habló, 
guiandome cual a un ciego. 

-mete ropa y comida, llena la mochila-
-¿que es lo que voy a hacer? – atisvé a preguntar, 
-ganarte y no dañar, los rastrojos de vida-
-pues empecemos a andar-

Hoy es el día, hoy es el día, 
decía la voz de mi alegoría, 
Hoy es el día, hoy es el dia, 
y no sabía que me pediria. 
Pero cumplía con tesón. 

-hoy mereces un castigo- dijo aquel sonido, 
-Dime cual y lo haré mio-

Cada vez más abrupta esta petición, 
más dañina, mayor dolor

-¿que me mandas para el castigo de hoy?-
-No comas más por estés días-
-Mira como vómito, estoy vacío, ves como voy-
-redimete, aprende y te salvarás. 
Hoy te he vuelto a oir, 
Y me decias que pronto volverías… 

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas