Hoy

La humedad en un botón. Cada parte, cada palabra mezclándose en el sonido de cuando se rompe un pastilla. Soy ridícula, soy los suficiente sensata como para comprenderlo. Pero ello, no implica que el método se haya equivocado. Que quiere, que quiero. Lentamente la pregunta camina y aletea convirtiendome en persona. Una persona pasa de nada a eso a aquello que da miedo, del mismo modo en que la onza a litro y más tarde a galón. Cuando llegue, la cuestión dejara de ser un sabor. Será un medida, estadística, la perfección de un postre.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas