Cuéntanos el relato de tu vida,
ese por el que eres tan fuerte.
Enséñanos cómo te levantaste
sin nuestras manos tendidas al frente.

Cuéntanos cómo escapaste
de ese oscuro cráter que creamos
con nuestra desigualdad más ferviente.
Cómo viste luz al fondo y
sin dudarlo decidiste ser valiente.

Cuéntanos para que podamos
tomar prestado
el espíritud de tu presente,
pues eres profundo ejemplo
de lo que tu género desprende.

Eres tu… Mujer.
Valiente y fuerte.