Pienso desde el llano y el espino
De Dorrego a Cristina de Alem a Perón.
Tú en cambio recorres el anónimo camino
Como solo deja huérfanos de corazón.
Porque si tu patria se divide en dos,
la nuestra sin pedigrí ni carnet,
Lleva por apellido el verbo inclusión.
Quizá no tengas lo que en la memoria nos,
Obreras celestinas,
trovadores como duendes,
poetas de la alegría torturados en tu rencor.
Señoras tan putas que no necesitan rezar porque nacieron con el perdón.
Líderes como brújulas que no ahorran improperios, abrazos y equívocos
Porque de sus manos se reparten los panes y los peces,
No como el santo milagro, sino como una justa distribución.

No me distraen tus cantes, que en el barrio se emborrachan
Bonavena con los Redondos y Freud.
En cambio, tú llegas por el ripio en cochazos de labio superior
Con Ray Ban en vez de retinas y sonrisas de oscuro cotillón.

Soberanía política?
Justicia Social?
Nos oyes decir!
A los alcahuetes de la pluma, les pides que griten,
A cambio de tu maldita redención:
Dictadores! Afano! Corrupción!
Quienes son para caminar la pirámide de Mayo?
Quienes son para tomar la Bastilla?
Acaso nos acusas de ser injustos con nuestros hermanos?

O solo somos quienes, sabiendo que no debemos pedir permiso,
Los que le devolvemos al negrito, lo que robo tu sicario,
Para el patrón.

0