Hierro y Café

De tez blanca y ojos marrones,
Néctar de arrogancia y dulzura,
Corazón de duros botones,
Viva imagen de hermosura.

Viajera empedernida,
Amante de lo desconocido,
Sabrosa lengua de serpiente,
Que jugoso veneno inyecta en tu mente.

Jacta de tranquilidad,
Así como de la buena compañía,
Puertas de acero,
De encendedor corazón verdadero.

De fuerte olor a café,
Entre libros de la mente humana,
Que, con gran esfuerzo sana,
En su trabajo jamás pierde la Fe.

Fuerte de hierro,
A base de tiempo construyendo,
Grandes tesoros habitan,
Así como desconocidos y tenebrosos miedos.

No poder evitar quedarse prendado de ella,
Más cierto es que yo no soy un noble caballero,
Tan solo un simple y agónico plebeyo,
Que no dejará de intentar conquistarla.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas