Hermanos humanos

No te queremos escuchar,
aunque nos quieres ayudar.
Tu discurso sigue igual,
al margen del de los demás.
Algunos te quieren dominar,
y tú no te dejas manipular.
Rodean las piedras del río
las aguas en su camino,
a través de fuertes corrientes,
caminan siempre sonrientes,
y llegan a su destino.
Cuando a ti nos acercamos
y de nosotros nos olvidamos,
nos vemos como hermanos y,
de uno en uno hablamos,
y todos nos respetamos.
Así somos más humanos.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas