Porque se que no te fuiste,
porque en esa brisa siento el olor de tu pelo, siento tu voz, que me contás anécdotas en medio de la noche
y me haces reir y llorar a la vez.
Porque creí que era una exageración no festejar la navidad porque alguien no está.
Porque es el precio que debo pagar por quererte tanto,
por traer esos recuerdos tan bellos conmigo,
porque no puedo olvidarte,
y no quiero.
Porque quisiera haber sanado cada herida de tu corazón aún latiendo, las que supiste llevar con una sonrisa.
Porque la pena viene y va,
pero cuando viene se que me abrazas al instante.