Me quieres hablar de riqueza cuando lo tienes todo en casa
cuando no hay mayor tesoro que el sentir que tu mamá te abraza
cuando no hay fortuna que se compare al tener a los tuyos sentados en la mesa
y que irónico saber que pagarías todo por revivir eso pero ves que el tiempo pasa.

Me quieres hablar de millones cuando no sabes el valor de un consejo de tu viejo
evitando que cometas errores en base a su experiencia para que no seas un pobre pendejo
puedes ser el más rico del planeta si,pero sigues luciendo miserable frente a un espejo, ¿no te das cuenta ?

Me quieres hablar de lujos cuando no hay nada como tener a tu hermano
sí, el mismo que en ocasiones matarías pero que siempre está cuando tu mundo se desploma para darte la mano

Me quieres hablar de los dígitos que hay en tu cuenta de banco
cuando eso se queda en nada si tienes la dicha de poder ver a tus abuelos
sí, los mismos que te cuidaron y por ti se sacrificaron tanto 
los que la vida se llevó y que desde arriba te cuidan porque emprendieron otro vuelo…

Ahora dime, ¿quieres seguir hablando de riqueza?

José Pablo Sarango Ortiz