Si el caos del mundo con furia aplastante
intenta derruir tus sueños
¡GRITA!
Si el aire intenso en su negro humo te asfixia
¡GRITA!
Si las aguas del llanto pretenden ahogarte
¡GRITA!
Si la gélida nieve en su afán inicuo
quieren congelar tu vivo corazón
¡GRITA!
O si las brasas del fuego
queman ardua tu pasión.

¡GRITA!

¡GRITA, GRITA TAN FUERTE!

Hasta que el miedo
tenga temor de detenerte.
Y la vida se complazca en darte risas.
Corra la muerte tras sus dardos certeros
Porque en ti halla solo dicha.

¡GRITA, GRITA TAN FUERTE!

Aún cuando el amor te envuelva en tinieblas,
o cuando el amigo apuñala tu espalda.

¡GRITA Y haz que suceda!

Deja en huracán a tus deseos y
Pelea con fe la batalla,
pues a la puerta de la libertad
espera tu alma sosegada.

¡GRITA! ¡GRITA TAN FUERTE!

¡NUNCA DEJES DE GRITAR!

Autora: “Florimar” Flor de María Davila Talepcio