Géminis

No eras un hombre, eras dos.
Fuiste salvaje, amargo y mezquino. Tú mirada, aturdida por néctares prohibidos, y una voz monótona y triste me sacudieron como un temporal. Pero así todo, me sedujiste y enajenada te dejé entrar apenas tocar la puerta.
Quise ser tu reina y entregué mi país entero. Cegada, porque también fuiste amable, dulce y humano. Conversamos sobre dualidad: la naturaleza de las almas, y sus atracciones, y fue peligroso. Mortal. Porque de ese hombre me enamoré.
Más tarde supe, del modo más cruel, cual de aquellos dos monarcas gobernaba en vos.

0

Related Articles

Era el primer descubrir,  mirar, y verte a tí.  Eras de inaccesible alcurnia,  eras imposible,  eras lo que ví.  Mi primer deseo fuiste tú,  Sabias…

Quédate en mí para siempre Wow aunque ahora dibujas sólo eternidades en mi mente Tu mi estrella alumbras tanto pero eres tan diferente La vida…

Responses

Ir a la barra de herramientas