Fuiste un gato callejero.
Por la noche recorriendo las calles de la rutina.
Buscando un trozo de amor que echarte al alma.
Esquivando compromisos por tu naturaleza solitaria.
Sabiendo que tus caricias nunca fueron de fiar.
A pesar de todo arañaste cada segundo de aquel tiempo inolvidable.

0