Fuerza fundamental

Luz ardiente que me ciega,
justiciera pendenciera,
riachuelo de color blanco,
vivo, templado, y claro,
fortísima y natural fuerza,
capaz de abrir toda puerta,
castillo y fortaleza,
de hacer duro lo blando,
y de reblandecer lo basto.
Lo áspero bien lo suaviza,
pone la piel de gallina,
atrapa moscas y fieras,
y hasta llena neveras,
y aumenta algunas cuentas.
Puede haber detrás un no sé qué,
o la conveniencia, tal vez.
Sigue la naturaleza,
se va gastando la cera,
y se va apagando la vela.
Arrugada queda la mecha,
y retales desgastados
de la que otrora fuera,
una espléndida vela.
Las cosas siguen igual,
pero de otra manera.
La fuerza hace fuerza,
y surcando los mares,
a otros nuevos puertos llega.
Nuevos dramas y comedias,
y las mismas tragedias,
con alguna cosa nueva.
Más funerales nos esperan,
y decenas de bodas nuevas.

0

Related Articles

Responses