Creo que estoy loca,
joder, que lo estoy,
porque escribo y escribo sin cesar,
divagando en mi traicionera mente,
para traerte aquí
y,
a tu lado poder estar.

No sé porqué,
ni quiero saberlo,
pero mi más grande anhelo,
es verte de nuevo
y,
poder decir,
mi más sincero
te quiero.

Tu cabello desordenado,
justo como el mío,
me hizo saber
como se puede enamorar de alguien,
sin siquiera intentarlo.

Te juro que aún no creo,
lo largo que se volvió este soneto,
porque
mis sentimientos en el no he puesto
y,
aún así, parece
que el discurso es nuestro.

0