Fue tu culpa

Fue ahí que recordé lo relativo y perpicaz que es el amor,
Tan dulce como la miel
Y tan amargo como como el ajo.

No entiendo por que no me hablas,
Tu rostro ya no me dice palabras,
Una mirada tenue se desprende de tu cara
Y me parte el corazón el mil pedasos.

¿Por que eres así?
Si fuiste tú la que comenzó este juego,
Fuiste tú la que viniste a mi,
Y cuando mas te quería
Te apartaste sin decir una sola palabra.

Pobre de mi que sin querer,
He vuelto a caer en las andasas del amor,
Cuando creía que esta vez seria diferente
La misma historia se repitió.
Como si de un circulo vicioso se tratase.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas