La felicidad profunda,
del infinito,
se enciende en la mirada
como la llama que se enciende,
en el corazón.
que sale de entre los pétalos celestiales
de las hierbas moras,
que son como estrellitas del cielo
que iluminan siempre la mirada
como una mirada angelical.

0