Los dos lados de mi cama, con dos fantasmas de hielo, que procuran no tocarse ni por un pasillo estrecho.
Uno mirando am la tierra, el otro mirando al cielo, con la esperanza que pronto tenga final este infierno.