Observo, esa extensión de mi cuerpo
Que se hace llamar, mano
Que a falta de tu calor y tus caricias
La junto, lentamente con la otra
Fingiendo que es la tuya
Esperando sentir un cálido rayo se sol
Una brisa tan suave y serena
Como tu voz
Que al escucharla
Mis labios se arquean, casi hasta romperse
Mis ojos, se cristalizan
Y mis pulmones, sueltan un aire
Un aire, como si fuera el ultimo
Antes de que los gusanos carcoman mi cuerpo.

0